KÓOCH, revista de deportes de montaña. | DIEGO RIVERO, andinista, escalador, corredor y oriundo de Luján, nos cuenta cómo hace para combinar todas estas actividades y, en especial, por qué elije correr por la montaña y qué tiene de especial esta disciplina para él.
Revista sobre deportes de montaña. Relatos de aventuras, información sobre destinos y servicios especializados sobre escalada, montañismo, mountain bike, trail running y trekking.
kooch, deportes, montaña, escalada, bulder, montañismo, andinismo, alpinismo, climbing, trekking, cross country, mountain bike, rider, entrenamiento, trail mountain, trail running, mtb, enduro, senderismo, outdoor, patagonia, aconcagua, chalten, fitz roy, viajar, destinos, aventura, explorar, disfrutar, turismo, naturaleza, extremo, equipamiento, indumentaria
16586
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-16586,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_updown,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-12.0.1,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.2,vc_responsive
Categoría
trail

KÓOCH #66/14

15 Junio 2021

 

Entrevista

DIEGO RIVERO,

“LA MONTAÑA TIENE MAGIA”

 

Diego Rivero, andinista, escalador, corredor y oriundo de Luján, nos cuenta cómo hace para combinar todas estas actividades y, en especial, por qué elije correr por la montaña y qué tiene de especial esta disciplina para él.

 

Por Mónica Cutullé

 ¿Qué deportes practicas en la montaña?

Me gusta ir a disfrutar de sus paisajes y climas, el ascender una montaña o recorrer sus valles en forma solitaria o algunas veces con un par de amigos, con los cuales me entiendo muy bien, estando semanas dentro de alguna quebrada, intentando algún cerro. También participo de algunas carreras de montaña, en las que puedo ser parte de lugares increíbles sintiendo la montaña de una forma totalmente diferente a la de una expedición.

 

¿Qué te atrae?

La montaña tiene magia, me gusta poder verla y sentirla en diferentes estados, a veces es relajarse y disfrutar, otras, incertidumbre pura, nunca es igual.

 

¿Qué desafíos te presenta corriendola?

La montaña es impredecible. Puede nevar, llover, granizar o haber un día soleado y sin viento. El desafío es tener la capacidad de adaptarme a sus caprichos; no es lo mismo estar bajo el viento y la nieve con todo el material que uno lleva a una expedición, que hacerlo con ropa para correr en montaña, se trata en las carreras de ir lo más liviano posible con el material justo. Hay carreras que crean desafíos que uno no tiene en cuenta y se van presentado a medida que va transcurriendo el evento, hay que improvisar a veces para superar esos problemas que van surgiendo y uno se va fortaleciendo en cada situación superada. Creo que el desafío más grande es no quebrarse emocionalmente, la fuerza mental es fundamental en los desafíos que uno realiza estando en lugares inhóspitos pero hermosos.

 

“el desafío más grande es no quebrarse emocionalmente, la fuerza mental es fundamental en los desafíos que uno realiza estando en lugares inhóspitos”

 

¿Cómo planificás el material a llevar?

Elegir el material para las carreras me llevó un tiempo. Hoy ya sé lo que busco y qué se adapta a mis exigencias y forma de moverme en la montaña.  No todos tardamos lo mismo, ni tenemos la misma capacidad para enfrentar las inclemencias del tiempo. Las calzas y remeras son de secado rápido; éstas mantienen el calor que yo genero moviéndome. Una segunda piel es un Polartec bien delgado y sintético y como tercera capa, una campera impermeable liviana y fácil de guardar. Es indispensable que las prendas no terminen siendo un problema de peso y espacio en el caso de que el día sea perfecto y tenga que correr solo de remera y calza. Un botiquín bastante completo, ya que, en caso de algún imprevisto la ayuda externa se tardará algunas horas tal vez en llegar. Cuando elijo una carrera, me fijo mucho en la zona geográfica donde está y empiezo a buscar información del clima y tipo de terreno. Me gustan los lugares con climas como el de la Patagonia Austral, donde también los terrenos son muy parecidos a la alta montaña, pero sin la falta de oxígeno. Esas carreras te llevan a evaluar cada detalle de la ruta. Siempre llevo un mapa en la mochila. Más allá de que uno esté corriendo, el riesgo es muy similar a cuando se está explorando una montaña, pero con menos elementos en el caso de que surja un inconveniente.

 

¿Cómo te preparás en el llano para la montaña?

Entreno pensando en resistencia. Antes corría en cuestas, pero me di cuenta de que a los 30 segundos se acaban y en la montaña se está horas subiendo sin descanso. Trato de hacer trabajos anaeróbicos y agrandar la capacidad de sufrimiento. En verano, en días de mucho calor y humedad, salgo a hacer fondos largos, esa sensación de ahogo es lo más parecido, salvando las distancias, al hecho de estar en altitud. Un año estuve entrenando en pleno invierno de madrugada en días de mucho frío, para tratar de hacer similar la sensación de cuando el aire frío entra por la nariz y te hace caer las lágrimas. Igual no es lo mismo que estar a 4.000 m con -10º y viento blanco. Pero lo intentaba.