KÓOCH, revista de deportes de montaña. | Qué pasa cuando las rutas y los caminos ya no son suficientes? Cuando el internarse en lo más profundo de la naturaleza para explorar áreas remotas sin trazados o referencias evidentes, se vuelve un mundo de infinitas y nuevas posibilidades ¿Qué pasa cuando los viajes en bici comienzan a encontrar otras formas? ¿De que trata una travesía en bici fuera de ruta?
Revista sobre deportes de montaña. Relatos de aventuras, información sobre destinos y servicios especializados sobre escalada, montañismo, mountain bike, trail running y trekking.
kooch, deportes, montaña, escalada, bulder, montañismo, andinismo, alpinismo, climbing, trekking, cross country, mountain bike, rider, entrenamiento, trail mountain, trail running, mtb, enduro, senderismo, outdoor, patagonia, aconcagua, chalten, fitz roy, viajar, destinos, aventura, explorar, disfrutar, turismo, naturaleza, extremo, equipamiento, indumentaria
16440
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-16440,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_updown,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-12.0.1,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.2,vc_responsive
Categoría
mtb

KÓOCH #66/12

5 Julio 2021

NACIÓN SALVAJE

 

Por Javier Rasetti y Marisol Lopez

Qué pasa cuando las rutas y los caminos ya no son suficientes? Cuando el internarse en lo más profundo de la naturaleza para explorar áreas remotas sin trazados o referencias evidentes, se vuelve un mundo de infinitas y nuevas posibilidades ¿Qué pasa cuando los viajes en bici comienzan a encontrar otras formas? ¿De que trata una travesía en bici fuera de ruta?

Se trata sobre recorrer lugares donde aún no hay caminos, rutas o senderos trazados, explorando y descubriendo zonas aisladas o sin acceso para bicicletas e ir buscando el equilibrio entre el pedalear cuando el terreno lo permite y caminar cargando la bici cuando la geografía se vuelve más difícil. Pero también trata sobre analizar mapas, buscar información, aprender a leer imágenes satelitales, relevar zonas caminando, entender sobre la geografía, el clima y la historia del lugar, minimizar riesgos, armarnos del equipo necesario para evitar posibles complicaciones, etc. Lo cual no significa que sea necesario ser un eximio aventurero para realizar un recorrido de este tipo, pero sí es importante ser conscientes de no quemar etapas y entender los conocimientos y herramientas que tenemos, para que el llegar a la búsqueda de este estilo de travesías sea un camino del cual disfrutar, aprender y experimentar con total responsabilidad y respeto por los lugares que recorremos.

ESPACIO DE PUBLICIDAD

ESPACIO DE PUBLICIDAD

ESPACIO DE PUBLICIDAD

ESPACIO DE PUBLICIDAD

ESPACIO DE PUBLICIDAD

Sí hay algo en lo que somos extremadamente responsable desde siempre, es de tener los mayores cuidados y recaudos posibles para no involucrar ni preocupar a otros. Porque aunque no todo el mundo sea consciente de lo que puede provocar por un simple capricho o relajo, el solo hecho de perderse o lastimarse en lugares aislados y de difícil acceso puede provocar una gran movilización de personas y recursos.

Pero no siempre, la idea de estar aislados durante varios días en medio de la naturaleza sin tener un trazado certero por el que avanzar, fue parte de nuestras vidas. En el 2010, la primera vez que incursionamos en el montañismo el solo hecho de llegar hasta Tolar Grande desde Salta en nuestro autito, fue una gran aventura llena de dudas y miedos. Luego de ese viaje la cordillera nos atravesó definitivamente y de a poco vinieron otras montañas, las primeras cumbres y cientos de nuevas dudas y miedos superados. Después llegaron las bicis, la ruta 40, los 43 cruces de los andes y los viajes finalmente se volvieron cordillera y de a poco, muy de a poco, casi sin darnos cuenta la montaña y la bici se fueron mezclando hasta ser indispensables una de la otra. Hoy, después de mucho camino y experiencias, lo que alguna vez nos fue extraño y peligroso se transformo en nuestro hogar, el lugar al cual pertenecemos, donde más en paz y completos nos sentimos y del que nunca dejamos de aprender. Solo es cuestión de señalar alguna quebrada desconocida para que el entusiasmo nos conquiste el cuerpo y una nueva historia vuelva a comenzar.

 

Fuente: nacionsalvaje.com